Asociación Civil Memoria Palermo
Memoria Palermo
FacebookInstagramYoutube

Baldosas por la Memoria

Trabajadores Editorial Atlántida

Armado: 2014
Colocación: 7 de junio de 2014
Azopardo 565. CABA

 

Como homenaje a los periodistas secuestrados-desaparecidos los delegados gremiales de la Editorial Televisa-Atlántida junto con Memoria Palermo, el 07/06/2014, colocaron, una baldosa recordatoria en la sede editorial, con los nombres de seis periodistas que habían desempeñado su labor en la Editorial Atlántida (1).

 

El acto se inicia con las palabras de Mario Clavell que resalta la importancia de recordar la historia, la militancia, el trabajo, los estudios, y la lucha de los compañeros detenidos desaparecidos, así es una manera de “tenerlos junto a nosotros”. Considera que el Homenaje forma parte de una fuerte lucha cultural y conocer el accionar de las empresas cómplices del genocidio contribuye a no olvidar, a recordar. “Nosotros desde Memoria Palermo lo que nos importa es Memoria Verdad y Justicia y fundamentalmente no olvidamos. Creemos que no olvidar es una forma de construir el futuro. Si recordamos esto y llevamos nuestro trabajo de todos los días es imposible que esto se vuelva a repetir”.

Luego trabajadores de la Editorial leen las trayectorias de los periodistas homenajeados y a continuación Lucía Herrera, hija de Mario W. Herrera agradece esta iniciativa y señala la importancia de que haya surgido de los propios trabajadores de prensa ya que “los medios pueden ser armas de destrucción masiva” y de allí la importancia de una visión crítica desde adentro mismo del periodismo. Considera que los procesos que conducen a estos actos permiten reconstruir la historia.

Felix Vallejos, delegado gremial, comunica que ha recibido un email de Macarena Gelman donde informa la imposibilidad de concurrir al acto y su emoción al conocer este homenaje.
A continuación, Felix Vallejos lee un comunicado elaborado por la Asamblea y la Comisión gremial de la Editorial.
“Los valores de solidaridad, igualdad y justicia social que guiaron la militancia de los compañeros que estamos homenajeando, son los mismos que hoy marcan el camino de la Asamblea de Trabajadores de Editorial Atlántida-Televisa. Su ejemplo es el que alimenta nuestra lucha por dignificar el trabajo y hacer valer los derechos laborales. Recordarlos con esta baldosa es una manera de reforzar la memoria colectiva y ponderar la unidad de los trabajadores; con el deseo de que esta unidad, la cual venimos construyendo desde que comenzamos con las Asambleas, tome la forma de autonomía y habilite un posicionamiento crítico ante los contenidos que se produjeron y producen en las revistas para las que trabajamos. Persiguiendo este objetivo y porque pasamos demasiado tiempo en silencio es que hoy, los trabajadores de la Editorial Atlántida-Televisa manifestamos nuestro más enérgico repudio a la complicidad que mantuvo esta empresa con la dictadura. Nos produce un profundo rechazo saber que desde revistas como Gente, Para Ti y Somos, se armaron operaciones de prensa en connivencia con los genocidas”. (2)
El comunicado informa sobre casos específicos que han sido denunciados a la Justicia e integran la Megacausa Esma.

Cierra el acto Noelia Pucci, cantante neuquina, con una canción Jonacatepec que recuerda el periodo de exilio vivido en el Estado de Morelos, México, por la hija y la esposa de Mario W. Herrera.

En el acto estaba presente la tía de Marcelo Gelman, Ada Schuberoff, entrevistada por unos compañeros de Telam relata lo siguiente:
Es muy importante para que sobretodo se mantenga la memoria de lo que pasó y que los jóvenes también sepan lo que pasó, toda la historia porque sino los jóvenes no han vivido la Dictadura y no saben.
Y mi sobrino, me tocó desgraciadamente identificar sus restos, porque yo soy odontóloga y fui convocada por el equipo de Antropólogos Forenses. Él estaba casado con una chica muy encantadora María Claudia Iruretagoyena que también fue desaparecida con él, con seis meses de embarazo, después la llevaron a Uruguay y allí nació Macarena Gelman, hija de Marcelo y María Claudia
”. (3)

El video de Telam reproduce las palabras del delegado gremial, Felipe Vallejos:
Para nosotros este homenaje tiene un doble objetivo: por un lado enaltecer a estos compañeros que dieron su vida por una sociedad más justa y son un ejemplo del camino a seguir, y es muy importante como trabajadores de esta Editorial, sentar posición y repudiar enérgicamente la complicidad que tuvo la Editorial Atlántida con la Dictadura durante el Terrorismo de Estado. Son personas que admiramos y que es muy bueno poder honrarlas con la Baldosa-Homenaje que estamos instalando al lado de la puerta de la Editorial. Y para nosotros es muy importante que como trabajadores de esta Editorial nunca más nos vamos a callar y no vamos a permitir que se vuelva a cometer algo como lo que pasó en el Terrorismo de Estado.

 

(1) La Editorial Atlántida pertenecía a un consorcio encabezado por la familia Vigil. En el año 2007 la Editorial es adquirida por el grupo mexicano Televisa, de alli la denominación Atlántida-Televisa en la fecha del Homenaje.
(2) http://www.diariosobrediarios.com.ar/dsd/notas/5/1655-recordaron-a-los-desaparecidos-de-atlantida.php#.XGn3t-RKhdJ
(3) https://www.youtube.com/watch?v=bNF4L4fMeCc


Ernesto Luis Fossati

Secuestrado en su domicilio del barrio de Monserrat el 26/11/76

Ernesto Luis Fossati estudió en el Colegio Militar en el arma de Caballería, renuncia luego del tercer año e ingresa a la Universidad de La Plata a la carrera de Medicina. Trabajó como Jefe de Relaciones Públicas de la Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA). Como periodista se desempeñó en el diario Clarín y en La Opinión. Fue colaborador en las revistas Así, Primera Plana, Crisis, Gente, Siete Días y Panorama. También trabajó en Radio Provincia.
En la esquina del diario Clarín en Tacuarí y Finochietto, la gremial de prensa junto con Barrios X la Memoria y Justica, de Almagro, el 7 de junio de 2013, colocaron una baldosa recordatoria como homenaje a los periodistas detenidos desaparecidos del diario Clarín, entre los que se encuentra Ernesto Luis Fossati.
Fossati, tenía 30 años cuando es secuestrado el 26 de noviembre de 1976 en su domicilio situado en Avenida Entre Ríos 676, 7° piso, departamento C. del barrio de Monserrat, por personal uniformado y armado perteneciente a la Marina. Según consta en la Megacausa ESMA, las versiones indican que Ernesto, estuvo en la ESMA y que a pesar de múltiples gestiones y hábeas corpus, nunca pudieron encontrarlo.
Eduardo Fossati, hermano de Ernesto, testimonia en la Megacausa ESMA en la Audiencia del 16 de diciembre de 2013, lo siguiente “El 26 de noviembre de 1976 entra gente que se identifica como del Grupo de Tareas 3.3.2, esto fue relatado por mi madre. Yo vivía en Martínez y me llama una vecina para decirme que habían secuestrado a mi hermano. Se habían llevado cosas, quisieron robar el reloj de mi madre, con una ametralladora en la cabeza. Robaron lapiceras, libros, plata y se tomaron el whisky y se fueron con mi hermano” (1)

1- Causa ESMA III: Crónica del 16 de diciembre de 2013 en APEL Asociación de Profesionales en Lucha
http://apelabogados.blogspot.com/2013/12/esma-cronica-del-16-de-diciembre-de-2013.html

Marcelo Ariel Gelman

Secuestrado el 24/08/76. Asesinado.

Marcelo Ariel Gelman estudió en el Colegio Nacional Buenos Aires y luego en la Facultad de Filosofía y Letras. Desde muy chico asombra a sus familiares por su interés hacia cuestiones políticas, su padre relata: “Marcelo tuvo inquietudes políticas desde su niñez. A los 9 años me sorprendía con preguntas turbadoras -y pertinentes- sobre el Che y su consigna de crear varios Vietnam en América Latina. Sé por compañeros de escuela de Marcelo que ya en la primaria ejercía la protesta. Le molestaba la injusticia. Molestar es palabra muy suave para lo que sentía: indignación. Sé también que a los 14 años estaba en la Juventud Peronista” (1).
En el primer año del secundario, una de las materias había sido francés, en las vacaciones compra los libros de francés de los años siguientes y termina sus vacaciones hablando francés.
En el Colegio Nacional Buenos Aires funda con otros compañeros el Movimiento de Acción Secundario (MAS). Luego se incorpora a la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y finalmente ingresa al grupo Montoneros, a la Columna José Sabino Navarro.
Marcelo Gelman se desempeña como periodista independiente en la Revista Gente y en el Diario Noticias.
El 24 de agosto de 1976 un grupo militar ingresa a su domicilio y secuestra a Marcelo y a su compañera María Claudia García Iruretagoyena, embarazada de siete meses y medio. Fueron llevados al campo de concentración “Automotores Orletti” que dependía del 1° Cuerpo de Ejército, al mando del general Guillermo Suárez Mason. En 1989, su cuerpo -encontrado dentro de un tambor de 200 litros relleno de cemento y arena- fue identificado por su tía, Ada Shuberoff, convocada por el Equipo Argentino de Antropología Forense (2). María Claudia permanece desaparecida.
María Claudia fue llevada a Montevideo, donde dio a luz y su hija fue apropiada. Su abuelo, el poeta Juan Gelman, no cesó en su búsqueda y luego de muchas gestiones logró identificar a su nieta.
La niña recuperó su identidad, si bien conserva el nombre que le otorgó la familia adoptiva, Macarena, cambió su apellido por el de sus progenitores biológicos.
En 1980 Lumen publicó el volumen Si dulcemente, formado por tres partes -Notas, Carta abierta y Si dulcemente- escritas por Gelman entre agosto de 1979 y marzo de 1980. Carta abierta se compone de 26 poemas dedicados a Marcelo (3).

(1) http://www.robertobaschetti.com/biografia/g/103.html
(2) https://www.youtube.com/watch?v=bNF4L4fMeCc
(3) http://www.juangelman.net/biografia/familia/marcelo-ariel-gelman/

Mario Waldino Herrera

Periodista, trabajó en la Agencia Saporiti, en Interpress Internacional, y en las revistas Panorama, Jerónimo, Argentina, Confirmado, Análisis.
El 19/04/1976 es secuestrado en su domicilio en la Capital Federal por el V Cuerpo del Ejército, y trasladado al Centro Clandestino de Detención “La Escuelita” de Bahía Blanca. Alli fallece, el 3 de mayo de 1976, a consecuencia de las torturas recibidas.

(Más información en su Baldosa individual)


Heraldo Juan Marucco

Detenido-desaparecido el 05/05/77

Heraldo Juan Marucco teniendo tan solo quince años comenzó a trabajar como empleado en la Editorial Atlántida. Más tarde se desempeña como periodista en dicha editorial. Por su actuación en defensa de cuestiones laborales es designado delegado gremial. Posteriormente asume el cargo de Secretario Adjunto de la Asociación de Periodistas de Buenos Aires (APBA).
Al cumplirse 40 años de su desaparición el Periódico Barrial La Voz de Piñeiro publica una nota en donde informa sobre el secuestro de Heraldo Maruco, acaecido en ese barrio del partido de Avellaneda (1) .
Heraldo Marucco se encontraba realizando compras en la panadería ubicada en la calle Coronel García al 400 cuando se detiene un automóvil FIAT 600 del cual baja una persona con una ametralladora FAL en sus manos y se dirige a la panadería. La panadera logra cerrar la puerta y esto posibilita que Marucco salga por el patio y salte a la calle Rosetti. La presencia de varios coches Falcon con personas vestidas de civil, imposibilita la huida de Marucco y los vecinos ven que se lo llevan encapuchado.
La Secretaria de Derechos Humanos de Avellaneda rindió un homenaje, en enero de 2016, a los militantes de su jurisdicción colocando un señalamiento en las calles en donde vivieron o fueron secuestrados. Este reconocimiento otorga el nombre de Esquina HERALDO JUAN MARUCCO a la intersección de las calles Díaz y Rosetti (2) .
En el momento de su secuestro Marucco tenía 34 años y estaba casado con Eva Beatriz Sosa. Tenían dos hijos: Martín y Mariano.

(1) https://www.lavozdepineiro.com/single-post/2017/05/05/Herlado-Marucco-a-40-a%C3%B1os-de-su-secuestro-y-desaparici%C3%B3n
(2) https://www.facebook.com/323815777814626/posts/la-secretaria-de-ddhh-de-la-municipalidad-de-avellaneda-lleva-adelante-las-sigui/425304874332382/


Héctor Germán Oesterheld
Detenido-desaparecido el 21/04/77

Héctor G. Oesterheld nació en Buenos Aires el 23 de julio de 1919. Estudió Geología en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. Mientras estudiaba trabajó como corrector y esta tarea lo acercó a lo que se convertiría en su actividad central: escritor y guionista de historietas.
Sus escritos dan prueba de los cambios que se producen en su posición ideológica y política. De breves críticas al capitalismo y al imperialismo, su última obra El Eternauta II refleja no solo sus ideales políticos sino a la vez su condición de militante político perseguido por la dictadura militar ya que sus últimas entregas debió efectuarlas desde la clandestinidad.
Su obra literaria es muy extensa y abarca diversos rubros: novelas, relatos de divulgación científica infantiles, cuentos de ciencia ficción, historietas. Lo que marca la particularidad del estilo de Oesterheld es un tipo de guión y de gráfica que rebalsa la calificación de historieta y se la categoriza como novela gráfica (1).
El Eternauta el personaje que aparece en Hora Cero Semanal, en septiembre de 1957, con dibujos de Solano López le otorga a Oesterheld su máximo reconocimiento y es considerada su obra maestra.
En enero de 1968 publica en la Editorial Jorge Alvarez junto con Alberto y Enrique Breccia una biografía en formato de historieta sobre el Che Guevara, Vida del Che. La Editorial es allanada por la dictadura cívico-militar y la obra es destruida y quemados los originales (2).
El Eternauta se vuelve a publicar en 1969 para la revista Gente con dibujos de Alberto Breccia. El diseño gráfico es cuestionado por la dirección de la revista y el guión que refleja las posiciones políticas de Oesterheld no solo es censurado por la dirección de la revista sino también por la dictadura militar (3).
En diciembre de 1975 aparece una nueva versión El Eternauta II con dibujos de Solano López, se publica en El Libro de Oro de Skorpio N° 2. Oesterheld escribe desde la clandestinidad sus últimos guiones. Esta versión muestra claramente sus posiciones políticas: El Eternauta es un caudillo que guía a su pueblo oprimido a rebelarse contra un gobierno opresor (4).
Oesterheld de joven estuvo vinculado al Partido Comunista. Luego se integra a la Juventud Peronista, agrupación en la que militaban sus cuatro hijas y posteriormente se incorpora a Montoneros.
Al acercase al movimiento nacional revolucionario pone su profesión como historietista al servicio del proyecto político. En ese trayecto podemos ubicar a La Vida del Che, una biografía en formato de historieta sobre Eva Perón con la Editorial Jorge Álvarez que no pudo ser concluida al ser allanada la editorial por la dictadura militar. En el diario Noticias, en 1973 escribe cotidianamente una tira “La guerra de los Antartes”. En El Descamisado presenta semanalmente un guión sobre las guerras de emancipación nacional. En Evita Montonera guioniza la vida de un pibe militante “Camote” (5).
Sobre su estilo literario Oesterheld comenta: ”Procuro poner siempre en mis historias acción, vigor, emoción, con bastante acento humano. La historia ideal es la que sacude al lector al comienzo, lo apasiona en su desarrollo y lo conmueve al final. Si a eso se le puede agregar ternura, se llega a la perfección”.
Oesterheld es secuestrado por las fuerzas armadas el 27 de abril de 1977 en La Plata. Estuvo en el campo de concentración Sheraton, en el Regimiento Viejo Bueno de Monte Chingolo en la provincia de Buenos Aires, en El Vesubio. Se supone que fallece en 1978.
La Editorial Sudamericana publica en 2016 el libro Los Oesterheld de las periodistas Fernanda Nicolini y Alicia Beltrami, la contratapa declara. “A veces, la historia de un país descarga toda su violencia contra una familia. Esa fue la fatalidad que signó la vida del célebre historietista Héctor Oesterheld, sus cuatro hijas, sus tres yernos y dos de sus cuatro nietos, secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura” (6).
Oesterheld ha sido homenajeado de diversas maneras, mencionamos solo algunos de estos reconocimientos:
El 4 de septiembre se festeja el Día de la Historieta Argentina, ya que ese día del año 1957 apareció en el número 1 de Hora Cero Semanal, El Eternauta.
En 1991, se realizó en la estación Uruguay de la línea B del Subte de Buenos Aires un mural que reproduce una escena de la versión del Eternauta con la imagen clásica del personaje acorde a la gráfica de Solano López.
En 2016, la Comisión de Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte colocó una baldosa con su nombre en la esquina de su casa en Beccar.
Oesterheld es también homenajeado en la canción “A H.G.O.” (7) del grupo Excursiones Polares:
Viajero del espacio interior
tu aliento va opacar mi dolor
buen hombre que vos todo lo ves contame si el mundo está al revés.
Has visto esa vez / a las niñas llorar
y reír a la vez.
Viajero de aquí a la eternidad
tus marcas con nosotros están
los ellos morirán de dolor
y el cielo cantará tu canción.
Has visto esa vez
a las niñas jugar
y pelear a la vez.

(1) http://bibliotecaoesterheld.blogspot.com/2010/05/ray-kitt.html
(2) https://es.wikipedia.org/wiki/Vida_del_Che
(3) https://es.wikipedia.org/wiki/El_Eternauta
(4) http://www.historieteca.com.ar/Eternauta/eterhistoria1.htm
(5) http://www.robertobaschetti.com/biografia/o/15.html
(6) https://www.infobae.com/cultura/2016/07/26/la-tragica-historia-de-la-desaparicion-del-autor-de-el-eternauta-y-sus-cuatro-hijas/
(7) H.G.O. Iniciales de su nombre con las cuales se lo identifica

Enrique Juan Ricardo Walker
Detenido-desaparecido el 17/07/76

Enrique J. R. Walker, según relata Baschetti, era conocido por sus apodos “Jarito” o “El inglés”, coincidía este último con su fisionomía, rubio de ojos claros. Había sido jugador de rugby en la primera división de Pueyrredón (1).
Al comienzo de su desempeño como periodista su posición respondía al liberalismo económico. Lo envían a cubrir la guerra de Vietnam y coincide su escala en Paris con el Mayo Francés de 1968. En 1969 su cobertura del Cordobazo muestra el impacto de este acontecimiento. Estas circunstancias producen un cambio radical en su posición como periodista y como político. Renuncia al cargo que desempeñaba en la revista Gente.
A nivel periodístico crea una revista El Hombre Nuevo en donde posibilita la expresión de las corrientes de ideas vigentes en esos tiempos: el cristianismo revolucionario, el peronismo y el marxismo.
Inicia un nuevo camino político que lo lleva a una intensa militancia dentro de la Juventud Peronista y a integrarse luego al grupo Montoneros. Como periodista peronista participa en la secretaría de prensa del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) y será redactor en la Revista El Descamisado y de Evita Montonera.
El 17 de julio de 1976, Enrique J. R. Walker estaba asistiendo a una función en el Cine Moreno, de la Avenida Rivadavia 5050, cuando un grupo armado que se auto tituló de Coordinación Federal ingresó al cine, hizo suspender la función y se lo llevó secuestrado, luego de una fuerte resistencia por parte de Enrique. Antes de ser detenido grita fuertemente “Soy Enrique Walker, periodista y montonero”. El hecho de ser detenido en un lugar público y de pronunciar su nombre posibilita que su secuestro sea mencionado en tres periódicos: el 18 en La Nación (aunque no mencionan su nombre), el 19 en el Buenos Aires Herald y el 20 en La Opinión (2).

(1) http://www.robertobaschetti.com/biografia/w/3.html
(2) http://www.diariosobrediarios.com.ar/dsd/notas/4/76-soy-enrique-walker-periodista-y-montonero.php#.XVwH8d5Khdg

Memorando a Jarito
Por Vicente Zito Lema
Periodista y poeta, compañero de Enrique Walker en la revista Nuevo Hombre.

Cuando lo conocí, a fines de los años sesenta, Jarito ya era un periodista que honraba el oficio. Nos cruzamos en varias redacciones. Nunca pasaba inadvertido. Muy alto -podía con las manos rozar cualquier techo-, con aires de marinero vikingo, alegre y a la par severo. Le entusiasmaba poner el cuerpo en la historia, y era un organizador nato.
Apreciaba su manera de escribir: clara, rotunda; también, si se permite decirlo, elegante. Yo venía del mundo de la poesía, que sigue siendo mi mundo, y esa herencia y ese estilo, acaso romántico, le causaban recelos, pero igualmente respeto. Así me lo dijo, una noche, compartiendo el tardío café.
Era época de dictaduras, sentíamos el ahogo; los dueños de las empresas periodísticas, cuidando sus intereses y desnudando al fin su ideología real, extendían cada día un poco más el viejo manto de la censura. Jarito estaba al frente de una de las revistas más notorias de entonces, y sintió en carne propia que la contradicción entre su ética, su búsqueda profunda de la verdad de los hechos, y la cotidianidad del oficio en el marco de empresas comerciales, guiadas por el lucro como razón primera, resultaba más que exasperante: dilemática.
Dijo: hasta aquí llegué. Y pegó un portazo. Por supuesto, quería seguir navegando con su pasión, así que resolvió fundar un medio independiente, el capital sería su propia indemnización.
A los pocos días me invitó a comer; en el final me contó de su proyecto y me comprometió a integrarlo: tenés que ser el responsable de la parte cultural, y para que no dudara y con una sonrisa casi diabólica remató: van a ser unas cuantas páginas y no tengo reparo en que las llenes de poesía. Nos reímos. Brindamos con vino de la casa. La revista “Nuevo Hombre” estaba en marcha.
Nuevo Hombre fue su pasión viva, se entregó en cuerpo y alma. No había horarios, ni cansancios ni amenazas que detuvieran su navío. Ante su convocatoria, lo mejor de una generación compartió las páginas de la revista. El pensamiento político sin sectarismo y sin medias tintas, la revolución como demanda ineludible, los derechos humanos como ética fundante, el arte y la poesía en especial como un arma bella y necesaria; todo estuvo allí, el mañana nos pertenecía.
Una tarde lluviosa reunió a la escueta y aguerrida redacción y nos dijo: paso a ser un militante político más que un periodista, nuevas tareas me demandan…
Otros compañeros se hicieron cargo de la revista, yo también me fui.
No pasó mucho tiempo sin que Jarito pagara con usura su compromiso con la vida. Lo secuestraron en un cine, en el barrio de Caballito. Se resistió como pudo. Eran muchos los de la canalla. Jamás apareció. Todo lo que se hizo por su libertad resultó poco, estéril. La herida sigue abierta. El poder del horror no tuvo respiro…
Memorar es preciso para que la vida en la vida exista y alcance su sentido.
También es un acto doloroso: ¿Qué fue de aquel sueño, Jarito…?
¿La justa justicia, la bella belleza serán solo un sueño de soñadores?
¿Quedaremos sin respuesta?
El viento pasa. El viento pasa…

 

 

 

 

 

 

 

Notas de Prensa

Página 12. Acto por los desaparecidos . 19/4/2015

BARRIOS X MEMORIA Y JUSTICIA