Asociación Civil Memoria Palermo
Memoria Palermo
Facebook

Baldosas por la Memoria

Ana María Ponce, Alejandro Sackmann, María Adelaida Viñas

Armado: 2013
Colocación: 31 de agosto de 2013
Zoológico. Palermo. CABA


Aquí,
estamos,
estás,
estamos
vos, yo, todos.
Mientras mis manos
puedan escribir
mientras mi cerebro
pueda pensar
estaremos
vos, yo, todos
y habrá un mañana

Ana María Ponce "Loli"

Alejandro Sackmann Derwiduee (Gurí) – CONADEP 684

Nació el 7 de mayo de 1955. Fue alumno del colegio San Juan El Precursor de San Isidro, donde empezó a jugar al rugby; luego fue rugbier del San Isidro Club. Su posición en la cancha era de tres cuartos, a pesar de tener una contextura física imponente (más de 1,90 m). Como católico practicante participaba en torneos juveniles y llegó a ser campeón juvenil de natación estilo mariposa y sincronizado. Fue integrante de la Juventud Independiente Cristiana y comenzó a militar en las villas de alrededor de San Isidro con los grupos de la pastoral de San Juan El Precursor, realizando tareas de alfabetización y otros actos solidarios; bregaba por el Boleto Estudiantil Gratuito. Miguel Fernández Long, ex rugbier del CASI, cuenta: “Con Alejandro compartíamos la misma pasión por el rugby. Aún recuerdo el día que fuimos juntos a ver un partido en el SIC. Antes de ir, nos percatamos que ya estábamos perseguidos por los militares. No tuvimos mejor idea que escondernos, pero sin dejar de vivir el espíritu mágico de la ovalada. Hoy, pienso en el peligro al que nos expusimos ese día. Así era su amor por el rugby.” Conocido como el “Gurí”, era estudiante de Sociología, peronista y militante montonero en Zona Norte de la provincia de Buenos Aires, sintiéndose protagonista de un proyecto que buscaba una sociedad más justa y solidaria. La tarde del 29 de agosto de 1976, se dirigió al Jardín Zoológico de Buenos Aires con la idea de pasar un momento ameno con amigos, pero resultó ser una cita “cantada”. Fue secuestrado y mal herido en las proximidades del Zoológico; según el testimonio de sobrevivientes, fue llevado al CCDTyE “El Campito”, de Campo de Mayo. Murió en la tortura. Su padre, Jorge Mario Sackmann, manifestó ante la CONADEP que el mismo día de la detención de Alejandro su domicilio de Alem 829, San Isidro, fue allanado por un grupo de 20 militares fuertemente armados sin orden judicial ni militar; le informaron la detención de su hijo y saquearon la casa. Presentó un Hábeas Corpus en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal N° 3.

Fuentes: robertobaschetti.com; https://www.facebook.com/tnh150rd/

 

María Adelaida Viñas Gigli (Nenina) – CONADEP 994

Era hija de Adelaida Gigli, escritora y artista plástica, y del escritor David Viñas; su hermano, Lorenzo Ismael Viñas, también se encuentra desaparecido. “Nenina”, como la llamaban, primero militó en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y en tal carácter fue una de las guerrilleras que copó la ciudad de Garín en la provincia de Buenos Aires; como se recuerda, la primera acción armada publicitada por la propia organización. Fue esposa de Carlos Goldemberg. Luego de la fusión de las dos organizaciones guerrilleras peronistas pasó a militar en Montoneros con el seudónimo de “Gorda Mini”. Fue privada de la libertad el 29 de agosto de 1976 a raíz de un operativo desarrollado por personal de las fuerzas conjuntas en las inmediaciones del Jardín Zoológico, a donde había llevado de paseo a su hija, Inés Goldemberg, de 8 meses de edad. Al verse perseguida, entregó su beba a una pareja que paseaba por el Jardín Zoológico. La pareja se presentó en la Comisaría 15ª y la causa se tramitó ante el Juzgado de Menores, letra G, Secretaría N° 52. La menor fue entregada a los abuelos Goldemberg. Una reseña periodística del diario La Nación de la época relata que el Ejército y la Policía Federal habían abatido a dos delincuentes subversivos en el Jardín Zoológico (Nenina y el Gruí Sackmann). El 17 de junio de 1998 se declaró su ausencia por desaparición forzada, y si bien se fijó el mismo día del secuestro como la fecha presuntiva de su fallecimiento, testigos aseguran haberla visto con vida en el CCDTyE “El Campito”, de Campo de Mayo, antes de su asesinato, entre ellos, Juan Carlos Scarpatti, quien estuvo detenido desde el 28 de abril de 1977 hasta el 17 de septiembre del mismo año, en la Guarnición Militar “Campo de Mayo”; igualmente, Pedro Pablo Carballo, quien se desempeñaba como guardia en esa dependencia declaró que recordaba a una tal “María” a quien le habían matado el marido en un procedimiento en el Jardín Zoológico y también le habrían arrebatado a la hija y, por último, manifestó que había sido asesinada.

Fuentes: robertobaschetti.com; http://www.cels.org.ar/common/clausura_2.pdf, pg. 118

 

Ana María Ponce (“Loli”, “Any”) – CONADEP 527

Nacida en San Luis el 10 de junio de 1952. Siendo la mayor de tres hermanos, se crió en un hogar politizado, con un abuelo fundador del Partido Laborista, un padre que sería intendente de la capital de su provincia y una madre docente universitaria. Egresada de la Escuela Normal de San Luis con medalla de oro de su promoción, ingresa en el Profesorado de Historia y Literatura en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata, para estudiar Historia y Ciencias Políticas.   Comenzó su accionar político-estudiantil en la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN) y en la Juventud Peronista platense. En la FURN conocerá a quien será su marido -se casan en 1974- , Godoberto Luis Fernández y padre de su único hijo, Luis Andrés (el Piri); también a Néstor Kirchner que la quería mucho. Luego con las fusiones, será militante de Juventud Universitaria Peronista (JUP) y Montoneros, siempre en La Plata. Debido a un atentado que sufre su marido se mudan a Capital Federal. El 11 de enero de 1977 su esposo es detenido-desaparecido por fuerzas del Ejército. Seis meses después, ella también es secuestrada por un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) en el Jardín Zoológico, el 18 de julio de 1977, a donde había concurrido con su hijo Andrés, para festejarle el cumpleaños. La acusaban de atentar contra un marino. La asesinaron un lunes de carnaval de 1978, electrocutándola en “El Dorado” donde funcionaba la Sala de Inteligencia de los represores. En ese ámbito macabro de cautiverio clandestino, “Loli”, escribía poemas a escondidas, que dejó intuyendo su fin, a Graciela Daleo. Uno de los poemas fue rescatado por Juan Gelman, quien, con el título de “Reinas”, lo publica en nota de contratapa de “Página 12” del 18 de diciembre de 1997. Cabe acotar que, en la ciudad de Villa Mercedes, San Luis por ordenanza Nº 1362-o, del 20 de agosto de 2002, hay una calle con el nombre de Ana María Ponce.. Al leer los poemas de Ponce, una extraña sensación recorre el cuerpo del lector: el sentir que está leyendo a una poeta en libertad, que podía convertir un entorno imposible en un lugar colmado de esperanzas y donde las palabras no cumplen una única función estética o literaria. En los versos de la joven desaparecida, las palabras son un pequeño fuego en invierno, un abrazo y una mirada en el momento exacto, un plan de vida: luchar contra la adversidad, siempre. Puede leerse en uno de sus poemas: “Entonces vuelvo a mirarme,/ los pies, y están atados; /las manos, /y están atadas; /el cuerpo, /y está preso; /pero el alma, /ay, el alma, /no puede quedarse así, /la dejo ir, correr, /buscar lo que aún queda de mí misma /hacer un mundo con retazos,/ y entonces río, /porque aún puedo sentirme viva”. Ese diálogo constante entre un adentro y un afuera, esa oposición entre la realidad y el camino de vida elegido, que por más que se encuentre interrumpido, va a seguir avanzando de alguna forma. Estos poemas fueron la manera de Ponce de proyectarse al futuro. Como la poesía, que puede cobijarnos en nuestros momentos más difíciles, “Loli” fue hermosa y solidaria durante toda su vida.

Fuentes: robertobaschetti.com; https://www.laprimerapiedra.com.ar/2017/07/ana-maria-ponce-poeta-desaparecida/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARRIOS X MEMORIA Y JUSTICIA